C/ Mendaña de Neyra 6 quinto C (Zona Expocoruña) 15008 A Coruña



Tlf: 630531823 E-mail: evasanchezparga@gmail.com



lunes, 15 de agosto de 2011

¡NO ME ASUSTE DOCTOR!

        En esta reflexión mía sobre los profesionales que ejercen la ilustre profesión de la medicina vaya por delante mi respeto, admiración y agradecimiento a gran parte de ellos. Una vez dicho esto haré lo que espero se reciba como una crítica constructiva.
       En repetidas ocasiones me he preguntado ¿por qué los médicos asustan a los pacientes? ¿qué beneficio aporta este herramienta al proceso de curación? La única respuesta que viene a mi cabeza es que no entiendo porque lo hacen y que lejos de aportar algo a la recuperación del paciente suele convertirse en un nuevo obstáculo a superar "ya estoy bastante fastidiado y este hombre no solo no me ayuda....además de mi hernia discal acabaré con una depresión".
       Dicho así puede parecer exagerado pero a lo largo de mi carrera profesional me he encontrado con multitud de pacientes que me han dicho frases del estilo "el médico me ha dicho que acabaré en una silla de ruedas", "el médico me ha dicho que cada vez voy a estar peor", "ya me dijo el doctor que siempre voy a tener dolor". En las ocasiones en las que escucho comentarios así no me encuentro con patologías más complicadas pero si tengo una dificultad añadida. El paciente está absolutamente convencido de que vamos a fracasar...Tengo que hacer mi trabajo de osteópata e intentar que esa persona se dé una oportunidad y que en su cabeza entre la idea de que si otras personas con patologías similares pueden tener resultados él también. Cuando se da esta situación pienso: "a pesar de lo que le han dicho está intentando salir adelante pero, ¿cuántas personas se quedarán en sus casas, sin luchar, sin buscar una vida mejor porque alguien que se llama doctor le ha dicho que no tiene esperanza?". Esto me resulta muy doloroso. Me da mucha pena que saquen la esperanza a la gente, una cosa es decir la realidad de una patología a un paciente y otra es jugar a la Pitonisa Lola para decirle "el futuro es muy negro muy negro". A veces he recibido en consulta pacientes que después de estar un tiempo así deciden que a pesar de lo que dice el doctor van a hacer algo. Cuando tienen resultados siempre pasa lo mismo y me dicen "porque no vendría antes".
       El miedo es una emoción que nos invade y nos bloquea. Frente a una situación difícil yo también soy sincera con mis pacientes y cuando veo que no puedo ayudarlos lo reconozco. Se lo digo pero siempre los animo a buscar alternativas por otras vías, quizá yo no pueda ayudarlo pero seguro que si sigue adelante encontrará algo, ya sea para superar su patología o si esto no es posible para integrarla en su vida y volver a sonreír.
       En relación a este tema me encantaría recomendaros un libro "La curación espontánea".


       Este libro fue escrito por un médico que tiene todos mis respetos y admiración. Este hombre se dedico a buscar casos de pacientes que presentando patologías incurables experimentaron la curación (porque esos cosas existen). Cuenta sus encuentros con estos pacientes y como los diferentes casos habían acudido a terapias muy diversas pero en todos ellos había un denominador común, en un momento de sus procesos todos recibieron una sentencia de sus médicos de que no había solución. Todos ellos se revelaron frente a ese dictamen y decidieron seguir adelante por sus propios medios.
       Creo que es un libro estupendo tanto para pacientes como para terapeutas, espero que os animéis a leerlo y que sirva para que muchas más personas que sufren levanten su espíritu y sigan luchando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario