C/ Mendaña de Neyra 6 quinto C (Zona Expocoruña) 15008 A Coruña



Tlf: 630531823 E-mail: evasanchezparga@gmail.com



jueves, 10 de febrero de 2011

LA UNIVERSIDAD ¿FORMACIÓN O DEFORMACIÓN?

        La Universidad, la dueña y señora de la sabiduría, creo que precisa un poco de crítica "constructiva". Se trata de una entidad a la que se le presuponen unos valores que algunas personas de las que circulan por sus pasillos quizás han olvidado....vamos a recordárselos un poquito.
        Sólo voy a hablar de lo que conozco, la Escuela de Fisioterapia de A Coruña. Esta escuela trajo a Galicia la posibilidad de formarse como fisioterapeutas, abrió un camino y yo, miembro de aquella primera promoción de fisioterapeutas gallegos, lo agradezco enormemente. Posteriormente fue una de las pioneras en toda España en incluir en su formación de postgrado la Osteopatia. De nuevo estoy enormemente agradecida porque fue ahí donde inicié mi camino hacia la Osteopatia.
       En otros países como Estados Unidos, Inglaterra, Bélgica, el que quiere ser osteópata cursa los estudios propios de Osteopatia. En España no existían. Algunos osteópatas llegaron a nuestro país y empezaron a enseñar. La escuela de Osteopatía de Madrid colaboraba con la escuela de Fisioterapia de A Coruña y de Alcalá de Henares, transmitían conocimientos de Osteopatía a los fisioterapeutas dentro de un marco de cursos de postgrado. Era una colaboración perfecta, los osteópatas proporcionaban la formación y la Universidad emitía un título de postgrado muy valorado. Hasta aquí todo es precioso pero....la escuela de Fisioterapia quiso "recortar" la Osteopatía. En Osteopatía existen tres campos de trabajo que brindan un abordaje global del paciente, la parte de Osteopatía estructural, la parte visceral y la Osteopatía craneal.
      En Coruña sólo se impartía Osteopatía estructural y cuando terminábamos el postgrado nos daban un título muy bonito en el que se decía que eramos "Expertos en Fisioterapia Manipulativa Articular"....¿que os parece el nombrecito? lo del nombre es lo de menos, me da igual que digan que soy eso, que soy osteópata, que soy fisio...lo que más me gusta es que me llamen Eva. El problema es que nos faltaba algo, todos los que participamos en esos postgrados vimos trabajar a los osteópatas, quiero recordar especialmente a Jean Luc Salle, Jean Michel Spanoge, Francois Ricard...cuando hacían sesiones clínicas con pacientes reales era maravilloso ver como entrelazaban el tratamiento de la columna vertebral, con el de una víscera y después pasaban al  cráneo buscando todas las piezas necesarias para una armonía de todo el cuerpo. Los resultados eran increíbles y por más que la escuela quisiese recortar la Osteopatia y cambiarle el nombre muchos fuimos los que quisimos seguir el camino de aquellos "maestros".
      Gracias al inmovilismo de la Escuela de Coruña nos vimos obligados a viajar a Madrid, Barcelona o al extranjero...cada uno buscaba la opción que podía permitirse. Esto sucedía en los años 1993, 1994.....¿sabeis lo que sucede ahora? ¡exactamente lo mismo!. Otras escuelas del país iniciaron su andadura como la de Coruña pero en poco tiempo ofrecían en sus postgrados la formación completa, esto sucede en Alcalá de Henares,Madrid, Zaragoza, Sevilla, Barcelona, etc. Muchas empezaron este camino mucho más tarde pero rápidamente completaron la formación...que suerte tenían los fisios de esas ciudades.
     A pesar de la gran demanda de esta formación por los fisioterapeutas gallegos la escuela coruñesa se mantiene en sus trece y yo desde aquí les pido que se muevan...más vale tarde que nunca. Mientras, otra Escuela de Osteopatía no vinculada a la Universidad ha abierto sus puertas en Santiago ¡por fin!. Por mi parte he hecho lo que está a mi alcance y organizo cursos para fisioterapeutas, precisamente de las materias que no aborda el postgrado coruñés: craneal y visceral. Es mi aportación a compañeros que como yo en otro tiempo sienten que a nivel laboral su puzzle está incompleto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario